Periodico La Patria

La Patria


Transcripción

Yo no creo que el escritor sea la persona más idónea para dar soluciones, entre otras cosas porque yo defino al novelista como un hombre que plantea problemas, mientras que el mal novelista es el que se cree obligado a resolver estos problemas. En ese sentido me parece que la única actitud ética, legítima, cívica por parte del escritor, es decir lo que piensa.

Dejó varias novelas, cuentos y ensayos inéditos

R.H. MORENO DURÁN

“Para mí, el lenguaje es creación pura, riqueza, probablemente lo único que jamás se acaba, que todos los días se transforma”, dijo R.H. Moreno-Durán hace 20 años a Cronopios.

                  “R.H. siempre quedará en nuestra mente como un hombre con una fortaleza insuperable, un luchador que logró vencer el pesimismo y se aferró a la vida hasta el último momento. Un ser maravilloso, intelectual de primera categoría, un personaje cargado de humor, crítico brillante y escritor sin igual”, escribió Ignacio Ramírez, director de Cronopios.

                  Ramírez añadió que R.H. fue novelista, cuentista, ensayista, dramaturgo, conferencista y erudito literario cuya palabra escrita y hablada gratificaba a quienes estuvieran con sus libros o en su presencia siempre polémica y vigorosa.

                  Rafael Humberto Moreno-Durán, novelista, cuentista y ensayista colombiano nacido en Tunja. Estudió Derecho y Ciencias Políticas en la Universidad Nacional de Colombia, colaborando en publicaciones americanas y europias, entre ellas los diarios El País, de Madrid, y La Vanguardia, de Barcelona. Director de la edición hispanoamericana de la revista Quimera, considerado como uno de los más importantes narradores de Colombia, observó la vida de una manera corrosivamente crítica, desenfadada, pero sobre todo, inteligente y contundente.

                  Amigo personal y estudioso de la obra de los más notables autores latinoamericanos, Moreno-Durán escribió múltiples libros alrededor de las figuras fundamentales en el devenir literario contemporáneo del continente americano, lo mismo que había hecho ya con una buena cantidad de autores españoles, germánicos y, en general, aqueelos que según su acertado criterio tuviesen la densidad correspondiente a las exigencias del rigor y de la historia.

Se identificaba con el personaje de Fausto

En una entrevista que le hizo Sergio Villamizar, de Colprensa, R.H. Moreno-Durán dijo: “Escribo sin afán, con calma. Estoy acumulando libros inéditos y feliz por eso, porque esto me inspira mucha confianza y me ayuda a sobrellevar mi enfermedad”.

                  Tabién confesó que no había tenido el problema del estrés, pese a que trabajaba de sol a sol, porque las editoriales se portaron muy bien con él, entonces nunca tuvo la desesperación que tiene la joven generación de escritores. “Ellos aceptan un contrato por 10 millones de pesos con la condición de presentar un libro por año, durante cinco años. En ese tiempo ya el dinero no existe y el escritor está cansado, saturado y está publicando basura”, dijo.

                  Por eso lanzó un llamado a los jóvenes deseosos de escribir, para que no se dejen tentar por el mercantilismo editorial. “Creo que me identifico mucho con Fausto, mi personaje favorito en la literatura, porque yo por leer y poseer la mujer más bella, le vendo el alma al diablo. Es lo único que les puedo decir”.

Sobre Cuestión de hábitos

Cuestión de hábitos fue una de las últimas obras de R.H. Moreno-Durán. Es una pieza dramática que puede

Semblanzas10