Cuaderno Otoño Cheyenne y Palabra Mayor

Página 1

Transcripción con símbolos

[←Existe anticipo del contenido en 7 crónicas publicadas en La Prensa 1989]

El otoño Cheyen[↑n]e. I

A no todos el avión les depara [↑ sorpresas tan] agradables <sorpresas> | como la de viajar <junto a> [↑ con la bellísima] Emmanuele1 [↑Silvia Kristel] en el | asiento de al lado. Claro que un viaje de París | a Bangkok garantiza más de una dádiva al | caprichoso azar. No ocurre lo mismo, sin embargo, | en el trayecto Bogotá – Miami, trayecto socorrido | cuando no peligroso. <Sin embargo,> [↑ No obstante,] el narrador tuvo | la oportunidad de disfrutar de la siempre grata | compañía de German Arciniegas a lo largo del | itinerario, e incluso compartir las lentas y penosas | diligencias de inmigración, en Florida, diligencias | que le despiertan la paranoia a cualquiera. De | todas formas, [↑gracias a la compañía del autor de El caballero de El Dorado], el vuelo se <†>/tornó\ erudito y la | memoria de Arciniegas compensó las habituales | penurias sufridas por los retrasos de Avianca y | la lenta perspicacia de los funcionarios de inmigra-|ción. Siempre quise saber por qué razón un libro tan | hermoso como El mundo de la bella Simonetta no | <fue> ha sido reeditado. Me contestó que también él | lo lamenta, máxime si se tiene en cuenta que dis-|pone de un gran repertorio iconográfico renacentista | sobre el tema, lo que haría aún más valiosa la | reedición. La bella Simonetta no sólo ilustra gran parte | de la pintura de Botticelli, sino que fue muza viva de buena parte de los poetas italianos del Renacimiento. | Simoneta3 Vespucci nos hizo hablar de Americo2 Vespucio | y del Descubrimiento, efemérides en cuyos actos de | celebración Arciniegas tiene mucho que ver, y de ahí | la razón de su viaje a Chicago, vía Miami. En Chi-|cago dará una conferencia sobre el tema, no siem-|pre amable para los intereses hispanoamericanos. El repertorio de Arciniegas es infinito y su humor | sabe elaborar las anécdotas más sorprendentes. | Habló de las cartas privadas de Eduardo Santos | y del “desmonte” que [↑ en ellas] hace del país político y | de la clase dirigente. Hablamos de los amores de | Bolívar, dada la aparición reciente de su libro sobre | el libertador y de la inminente aparición de la


1) Sin la doble ele en el manuscrito

2) Sin acento en el diario

3) Con una sola ele en el manuscrito