Cuaderno Otoño Cheyenne y Palabra Mayor

Página 2

Transcripción con símbolos

novela de Gabriel García Márquez. La bolivarmanía | es creciente, y le recuerdo los juicios encontra-|dos (entre ellos el suyo) en torno a la novela | Las cenizas del Libertador, de Fernando Cruz Kronfly. | Arciniegas es agudo pero divertido. Y para compensar | hablamos de Santander y de | las Ibañez1: el anecdotario es aquí picante | e infinito. Entre Jamaica y Cuba las aventuras | de alcoba de estas damas ilustran la mono-|tonía del vuelo. Y ya en Miami, superadas | con honor las pesquisas de los agentes de | inmigración, y liberados, además, de la penosa | inspección de aduana, con nuestras maletas | pulcras e invioladas, nos separamos: él ha-|cia Chicago, yo hacía Denver, Colorado. <La>/A\ | tenor de la situación de <mi> [↑ nuestro] país y de la | siniestra historia de Chicago, le deseo suerte | con la Cosa Nostra. Se ríe y, también a | tenor con Denver – en este caso las inciden-|cias de Dinastía –, desea que se cumpla | mi sueño de ser revisado en el aeropuerto de | Stapleton por la bellísima Joan Collins.

II

Y si no me fue concedido compartir el asiento | con <E>/la\ hermosa Emmanuele o alguien por el | estilo, sí tuve el extraño honor de | viajar de Miami a Denver junto a Jeanne2 | Kirkpatrick, la implacable dama conservado-|ra de la política norteamericana. Mi asiento | 20A de la Continental tuvo durante varias | horas en su vecino 20B a la temible sena-|dora, toda de azul vestida como si fuera | miembro destacado del <nacional> [↑social] conservatis-|mo, enfrascada en la lectura voluminosa del | bestseller de James Clavell,Whirlwind<s>, que | continúa la saga asiática del autor [←Shogún]. A su | derecha, iba su marido y al otro lado gente | de su entourage. Su compañero de la 20C | no dejó de llamarme la atención: de modales

1) Sin acento en el diario.

2) Con doble consonante

 

P02