Página 2

Transcripción con símbolos

La auténtica solidaridad de las | mujeres se da sólo a la hora del | parto: <los gritos> [↑ el grito] de la especie.

Buscar la inteligencia, sin tener | méritos ni posibilidades para ello, es | un mal apetito. El peor de todos. 

Triste certeza: no miente la lengua | sino el ojo.

¿Música? El lamento de Orfeo, de | Gluck.

El artista al colega envidioso:

—Comprenda que mi admiración por | su obra no llega al extremo de | sustraerla para darlo a conocer a | usted en el extranjero. 

—Allí vivía, entre la Transversal de Orella-|na y la Plaza Pavarotti.

—Un s<a>/u\d<o>/a\masoca, o sea, un argentino que | se flagela. 

—Las ideologías son jaquecas nocturnas | que ciertos individuos insomnes contagian.

P02